Una persona limpia la escultura del músico y poeta Agustín Lara hoy, en Ciudad de México (México). EFE/Mario Guzmán

El 6 de noviembre de 1970 terminaba una larga agonía para el legendario artista mexicano Agustín Lara. Cuando se cumplen 50 años de su deceso su legado perdura y su enigmática vida y obra aún esconde secretos, mientras sus restos descansan en la Rotonda de las Personas Ilustres en la Ciudad de México.

“Yo nací con la luna de plata y nací con alma de pirata, he nacido rumbero y jarocho, trovador de veras y me fui lejos de Veracruz…”, dicen las primeras líneas de “Veracruz”, quizás una de las canciones más famosas de Lara, quien en vida afirmaba haber nacido en aquel estado, en la localidad de Tlacotalpan, aunque otras historias dicen que nació en el Centro Histórico de Ciudad de México.

“No hay acta de nacimiento más verídica que su canción ‘Veracruz’ y para conocer de verdad a México hay que conocer a los santos laicos y cursis como Agustín Lara”, dijo en entrevista con Efe Pavel Granados, escritor, musicólogo y director de la Fonoteca Nacional, quien es fiel seguidor de Lara.

Sea de Veracruz o de la capital mexicana, su talento para componer era natural y muestra de ellos son las casi 700 canciones registradas a su nombre, que dan cuenta de lo prolífico de su trabajo.

Otro de sus seguidores, el locutor, compositor y cantante Rodrigo de la Cadena, no duda al decir que “El Flaco de Oro“, como apodan a Lara por su delgada figura, es el “más grande compositor de México, primero por su importancia y trascendencia histórica en el contexto de México hacia el mundo, después por la calidad de sus letras, su poesía”, mencionó.

La mujer según Agustín

Famoso por cantarle a las mujeres del mundo y célebre por ser un rompecorazones, tuvo muchas mujeres y con algunas hasta se casó, Lara intentó delinear y entender a las féminas a través de su música.

“Lo que Agustín Lara quiso hacer fue una lectura de la mujer de su tiempo, interpretar su alma y pensamiento, pero yo añadiría que al momento de interpretarla la inventó, porque la mujer que existe en sus canciones es la mujer que él quiso amar”, contó Granados.

Aunque son muchos los temas que inspiraron las canciones de Lara, desde la noche, el dolor, la fiesta taurina y hasta el ejército, entre otros temas, no hay duda de que fueron las mujeres su más grande fuente de creación.

Rocío Durán, el amor más puro

El último suspiro que Lara tuvo aquel 6 de noviembre, fue capturado en el recuerdo de Rocío Durán, la mujer que tendría el amor más “especial y diferente que cualquiera de todas sus demás mujeres”, asegura ella misma.

Rocío conoció el amor del cantante de niña, cuando él la adoptó y luego de adulta, cuando después de un distanciamiento ella volvió a su lado para cuidarlo y tiempo después convertirse en su esposa.

“De cinco años me fui a vivir con María Félix y él, fue una vida preciosísima, él se hizo cargo de mi y ella era muy cariñosa, me bañaban en burbujas y me trataban perfectamente bien, el cariño y el amor es de una historia muy tierna, bonita y sin sobresaltos”, aseguró.

Rocío era una joven hermosa que dejó su carrera como artista para pasar los últimos días al lado de su padre y amor, recuerda que “como todo genio”, Lara tuvo su carácter y que ella era la única que lograba inyectar al compositor, quien le gritaba a las enfermeras hasta hacerlas renunciar.

Fue ella quien reconcilió a Lara con María Félix años después de su separación y es la responsable de que temas como “Estoy pensando en ti” o “Rocío” fueran escritas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here