La historia de Jared Isaacman es una de esas que asombran. Una de esas en que pese a dejar la escuela secundaria, se siguió formando, aprendiendo y hoy lo ubica como un multimillonario en medio de la pandemia de coronavirus.

Nacido el 11 de febrero de 1983 en Estados Unidos, Isaacman reconoce que jamás se sintió muy motivado por los contenidos de la escuela secundaria.

Fue por eso que su cabeza estaba más en la parte práctica y emprendedora. Así, a los 15 años, fundó junto con un amigo la empresa Decho Systems para diseñar sitios web para las compañías, cuenta Forbes.

El procesador de pagos Merchant Services Inc. fue uno de sus primeros clientes. Y cuando Isaacman se enteró que contaba con problemas de seguridad informática, se ofreció a trabajar para ellos.

Fue entonces cuando a los 16 años tomó la difícil decisión de abandonar la escuela secundaria. Pero ojo, obtuvo el GED (General Educational Development), el título de desarrollo de educación general.

Antes de cumplir un año en la firma, Isaacman se dio cuenta de que el negocio de vender terminales de lectura de tarjetas de crédito con bandas magnéticas, un proceso que era entonces engorroso y costoso, podría hacerlo por su cuenta de una forma más ágil y barata.

Isaacman fundó Draken International, una empresa entrenaba pilotos de combate de la Fuerza Aérea de EE.UU. Foto: Fast Compañy

De esta manera, con mentalidad emprendedora, fundó en el sótano de la casa de sus padres, fundó United Bank Card, que más tarde se convertiría en uno de los grandes procesadores de pagos en Estados Unidos.

Solo no pudo, claro esta. Lo ayudaron su padre, su abuelo con 10 mil dólares y amigos de su ex empresa. Pero el paso clave fue convencer a directivos de un banco para obtener la identificación correspondiente para vender las terminales.

Así, Isaacman creó aplicaciones web para simplificar el proceso y la aceptación de tarjetas. Los frutos comenzaron a llegar años más tarde, y se tradujeron en la apertura de una oficina en Arizona.

De los aviones a los pagos

La pasión por los aviones también llegó con los años. Y pronto pasó de pilotar aviones de hélice jets y aviones de combate.

El empresario estadounidense Jared Isaacman ahora sólo pilota jets "como terapia". Captura de video

Pero no se quedó en el hobby y en 2011, con apenas 28 años, Isaacman fundó Draken International, una empresa que llegó a tener 100 aviones militares y entrenaba pilotos de combate de la Fuerza Aérea de EE.UU.

En 2019, terminó vendiendo la empresa por una considerable cifra. ¿Qué hizo con parte del dinero? Compró a su antiguo empleador Merchant Services y otras compañías, incluida Shift4 Payments.

En junio de 2020, mientras el mundo tambalea a causa de las consecuencias de la pandemia, salio a la luz en la Bolsa de Valores de Nueva York. Lejos de pasarla mal, en julio registró un 25 % más de pagos que un año atrás.

Jared Isaacman, de 37 años, durante una de sus charlas. Captura de video

Con 37 años, la fortuna de Isaacman asciende hoy a 1.400 millones de dólares, ya que incluye una participación del 38 % en Shift4 Payments. También se quedó con acciones de Draken, y varios aviones.

Todo lo que tenga que ver con volar volvió a ser un hobby y hasta una suerte de terapia para Isaacman.  “Todavía es una vía de escape”, reconoce el exitoso empresario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here